PATRIMONIO – CULTURA  

   LA VERDADERA GRATITUD TARMEÑA

 

 

 

 

Escrito por:  Fernando Puente

Comentarios a: echelecu_1764@hotmail.com

         

Al empezar este artículo, pienso por un instante, lo que dijera mi abuelo Blas cuando yo todavía era muy pequeño, y que solo analicé después cuando él ya estaba en buen puerto. Cuando améis no debéis decir: “Dios está en mi corazón”, sino más bien: “Yo estoy en el corazón de Dios”, luego supe que estas palabras provenían de Kahlil Gibrán. Aquí en Lima, en modo pícaro, las veces que mi abuelo nos visitaba, decía: “Yo estoy en el corazón de los Andes, mi corazón esta allí”. Las personas se van, pero las enseñanzas quedan, es la mejor lección que podemos aprender. A la distancia, mi gentilísimo y divertido tío Blas Puente-Baldoceda, (homónimo de mi abuelo) reconocido Catedrático en los Estados Unidos, en Northen Kentucky University, creo que diría lo mismo que él. Uno lleva siempre a Tarma en su corazón, tal y como lo hizo Manuel A. Odría, el tío Manolo, como lo llamarán varias tías abuelas por parte de madre.

 

La visita que realicé a Tarma, a finales del año pasado, fue primero, a solicitud expresa de la Comisión Odríista para pronunciar el discurso de orden en el Día de la Gratitud Tarmeña, un alto honor, como familiar en rama colateral de Dolores Pechú Arrieta, madre de Zoila Amoretti Pechú casada a su vez, con Arturo Odría, ambos padres del Presidente Manuel A. Odría Amoretti (1896-1974). Pues arribamos a la ciudad de Tarma, el sábado 25 de noviembre, y fuimos escoltados por una Unidad de Patrullaje hasta llegar a la Hacienda Santa María, luego de un reparador desayuno, nos dirigimos a la Plaza de Armas, con el fin de empezar un pequeño recorrido por las calles de antaño, mi padre quien es un gran conocedor de su añorada tierra, me hizo referencia física de la Casa Solariega de Amalia Echelecu y Barinaga de Arrieta, bisabuela de mi madre, la Casa Solariega estaba localizada en la Calle Arequipa, antigua calle de Mercaderes, como figura en uno de los libros del historiador PAZ-SOLDÁN, pero ya prácticamente no existe, aunque yo tengo aún en la mente, grabado las dos figuras de “La Madre Patria” talladas en la señorial puerta principal. Así, lo recuerda también, el profesor Julián Loja Alania, a quien visité años atrás y con el cual sostuve una amena practica sobre aspectos históricos culturales y turísticos de Tarma.

 

El domingo 26, asistimos a la misa que se realizó en la Catedral Santa Ana de Tarma. Luego partimos al Parque Manuel A. Odría, llevando la bandera nacional, escoltados por muchísima gente, que miraba curiosa, y que se unía de a pocos. Una vez instalados en el recinto, y después de escuchar los actos protocolares de la Ceremonia, fui llamado a dar las palabras alusivas a Odría, debo confesar que yo había preparado un discurso de seis paginas. Sin embargo, por recomendación de mi socio principal y amigo de infancia, Cesar Seminario, decidí acortarlo. Este me hizo ver que la mejor forma de llegar a la gente era hablarles sin papel alguno, dejar un poco la pomposidad y dirigirme a los presentes, como mi tío bisabuelo lo hubiera hecho, CON GRATITUD a la gente que siempre lo recuerda, porque MIENTRAS SE LE RECUERDE, NO MORIRÁ.

  

Al día siguiente, mis  padres recibieron en representación mía, el Diploma y la Medalla de la Orden Héroe Cecilio Limaymanta, en el grado “Ciudad de Tarma”. Yo estuve avocado de lleno, junto a mi buen amigo Sergio Rojas Baldeón en la supervisión de la Exposición Fotográfica “Manuel A. Odría en Imágenes” en la Biblioteca Adolfo Vienrich, espacio gestionado por el Instituto Nacional de Cultura- INC TARMA ante las autoridades respectivas. Como Miembro-Fundador de ECHELECU Andes Asociación, resalto que esta es una organización no gubernamental sin fines de lucro que promueve distintas actividades en pro de la cultura y el turismo. Particularmente, me interesaba mucho que este evento cultural llegará a los más jóvenes y así se hizo. Esta muestra contó además, con la cobertura de la prensa escrita y la televisión local, a quienes desde esta tribuna agradezco. La exposición tuvo muy buena acogida de la población, sobre todo de los niños y la juventud de Tarma. Por citar un caso, conocí al pequeño Víctor Quispe, quien visitó con mucho entusiasmo la muestra. Le prometí un cuadro enmarcado con la fotografía de Odría. No lo he olvidado, espero hacerle entrega la última semana de Abril. Un abrazo, Víctor y gracias por demostrarme que los niños en Tarma, tienen altas cualidades para sobresalir y destacar.  

 

No puedo pasar por alto que durante nuestra estadía en Tarma, mi familia y yo tuvimos la suerte de disfrutar en la Hacienda Santa María, de la acogedora hospitalidad de sus dueños Delia y Ernesto, buenos amigos, estupendos anfitriones y magnificas personas. Además de grandes promotores del desarrollo turístico de Tarma. También tuve a bien reunirme personalmente, en un desayuno de camaradería con el Dr. Pedro Abel Baldeón Pantoja, quien fuera tres veces Alcalde de la Ciudad, amigo del Ex-Presidente de la República Gral. Manuel A. Odría, un hombre de mucha valía para la ciudad, y que deja inculcado en sus descendientes mucha honestidad, trabajo, respeto y cariño por Tarma. Quiero también,  destacar como justo reconocimiento a un intelectual tarmeño, porque así lo considero, me refiero al Maestro José Castillo Nieva, investigador, periodista e incansable crítico de los aciertos y errores de una sociedad que lucha día a día por salir adelante, bien por eso. En los días que pasaron, también, conocí al representante del Gobierno de Junín, Subgerente Regional Carlos Tapia, a su esposa Pilar Cantella y a sus niños, a simple vista, me percaté de qué estaba ante una persona muy capaz, competente y trabajadora. Le deseo la mejor de las suertes.

 

Tengo grandes esperanzas de que Tarma, se proyecte hacia una nueva etapa de cambios, aspiro a una ciudad moderna que sin dejar de lado la tradición histórica, cimiente el desarrollo de sus habitantes. Es nuestro deber, respaldar y apoyar las gestiones positivas que se den en el Nuevo Gobierno Municipal. Una nueva posición crítica y constructiva con respecto a las prácticas democráticas es la que todos debemos asumir. Trabajemos por Tarma, todos tenemos buenas ideas que nos rondan por la mente, hagamos que se trasluzcan en beneficio de todos.

 

No me quiero referir a los grandes problemas que aquejan a la ciudad, todos los conocemos, lo que sí, hago un llamado a sus nuevas autoridades municipales, a que no olviden lo que prometieron en la contienda electoral, confió plenamente en que el Nuevo Alcalde Luis Morales Nieva, tiene las mejores intenciones de encaminar a Tarma, y a sus ciudadanos a condiciones favorables para el acceso equitativo a la salud, educación y trabajo. Sé que le espera una ardua labor, y felicito su valentía en asumir tamaño reto, desde ya estoy dispuesto a colaborar en lo que a mi especialidad refiere, desde donde me encuentre. No tengo mayor interés político, sino buscar conjuntamente, el bienestar de Tarma y de su gente.

 

Me hubiera gustado mucho que mi hermano Gino, nos acompañe en esta labor cultural de difusión en Tarma, aunque digamos que el gran artífice virtual, sin duda alguna fue él. Debido a sus complicados horarios, no pudo estar físicamente, pero sí monitoreo todos mis pasos desde su PDA. Los tiempos han cambiado y ya no somos los críos de antes, ahora tomamos decisiones y lideramos personas, y a pesar de nuestra juventud e ímpetu, queremos lo mejor para nuestro país, y en especial para la tierra de nuestros ancestros.

 

EN EL PLANO TURÍSTICO, hice nuevos amigos como José Luis Orihuela, a quien solo conocía por su aparición en la Revista VIAJEROS, y el trabajo especializado de guía junto a Rafo León y Sonaly Tuesta (Costumbres). Así, José Luis tuvo la gentileza de guiarnos en tour privado por los alrededores de Tarma, donde los presentes comprobamos sus amplios conocimientos sobre la Cultura TARAMA. Estando en Tarma, me sentí prácticamente en casa, fue despejándose de a pocos, como un viaje familiar en el incesante día a día que nos toca vivir. Es necesario recordar que el año que paso, gracias a su inclusión como parte del Perú Travel Mart. Tarma ha dado un paso agigantado en lo que turismo se refiere. Para conocimiento del público lector, la magnitud de este tipo de eventos no hizo otra cosa que enmarcarnos en el circuito turístico mundial, con video documental y todo.

 

A mis 28 años de edad, el panorama va cambiando, aquel mozalbete que solía sacar de sus casillas a sus padres, es decir, completamente fuera del marco de lo que generalmente se entiende por “joven promesa”, dio media vuelta y volcó en un giro de 360º grados. En el auto ejercicio de una critica constante, la vida me ha cambiado, desde entonces.  Deliberadamente, mi tesis de maestría se tituló: “TARMA, Valoración Histórico-Cultural del Patrimonio Turístico de la Perla de los Andes”. Algunos ejemplares han sido donados a la Biblioteca Adolfo Vienrich, El Centenario Colegio San Ramón de Tarma, donde estudió mi padre, el Instituto Nacional de Cultura, y para Santa María Hacienda-Hospedaje. El objetivo principal recae en difundir y revalorar el enorme potencial con que cuenta este lugar, me indigna como a muchos, la indiferencia y los intereses particulares que han dejado pasar valiosísimas oportunidades. Sin embargo, el optimismo me abruma cuando escribo y expongo sobre Tarma. La educación es fundamental para el progreso y es allí donde se debe poner mayor énfasis, en la construcción de guías metodológicas y compilatorias sobre la historia de los pueblos. Construyamos todos una verdadera identidad tarmeña, que se traduzca en una sólida gratitud de sus hijos para con su pueblo, digna de recuerdo y celebración.

 

Anuncios